Tue. Sep 22nd, 2020

La apreciación de una moneda no siempre es negativa. Puede ser una señal de confianza en el futuro de una economía. Tampoco las devaluaciones son positivas per se, como bien saben los países que han visto hundirse su divisa por fugas de capitales. Pero entre esas dos variables hay un océano de grises por el que navegan los bancos centrales. Con el euro subiendo frente al dólar desde el inicio de la pandemia —este viernes la moneda única se cambiaba por encima de los 1,18 dólares— en Fráncfort existe desazón. “La reciente apreciación del tipo de cambio del euro reduce las perspectivas de inflación, que seguirá baja de forma persistente en el medio plazo”, alertó este viernes el economista jefe del BCE, Philip Lane, en un artículo publicado en el blog del banco.

Seguir leyendo

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *