Tue. Sep 22nd, 2020

El abogado purgado de Podemos, José Manuel Calvente, ha revelado ante el juez que investiga el caso de la tarjeta de memoria del móvil sustraída a Dina Bousselham, ex asesora de Pablo Iglesias, que los fiscales Ignacio Stampa y Miguel Serrano pactaron con los abogados de Podemos que fuera la propia Fiscalía Anticorrupción quien presentara al instructor un escrito solicitando la personación de Iglesias como perjudicado en la causa.

Según cuentan a OKDIARIO fuentes judiciales presentes en el interrogatorio, Calvente ha explicado que en Podemos pensaban que si los dos fiscales del caso realizaban dicha petición era menos probable que el juez Manuel García-Castellón la rechazara. En cambio, si la petición provenía del propio partido de Iglesias podían correr el riesgo de que el magistrado no la aceptara. Un riesgo que Podemos no podía permitirse en plena campaña de las elecciones generales del 28 de abril del año pasado, basada en la ficción de que Iglesias y el partido estaban siendo víctimas del espionaje de un entramado que los morados autodenominaron como «cloacas del Estado».

Marta Flor y Stampa

La abogada de Podemos, Marta Flor Núñez, es una pieza clave en la confabulación de Podemos con los fiscales del caso. Los chats desvelados por Libertad Digital muestran cómo la letrada presume en un grupo con miembros del equipo jurídico que el fiscal Stampa le había pedido su teléfono mientras le susurraba «al oído». Los abogados de Podemos mantuvieron las primeras reuniones con los fiscales del caso en marzo de 2018 después de que el entonces juez de apoyo de García-Castellón, Diego de Egea, admitirá al partido como acusación popular en el caso Villarejo. Sin embargo, el recelo dentro del partido comenzó tras un encuentro mantenido el 9 de mayo de 2018 al que acudieron los abogados Marta Flor y Alejandro Gámez.

En la reunión Flor conversó principalmente con Stampa mientras Gámez lo hizo con el fiscal Serrano. Tras finalizar el encuentro, los abogados comentaron las novedades por el chat del equipo jurídico, y Gámez le preguntó a Flor si «le habían dado algún cotilleo concreto» mientras que él hablaba con el otro fiscal.

La abogada respondió: «Gracias x el resumen Alejandro… Me preguntas si el Fiscal me ha dicho algo al oído 😂? Cuando me pedía el teléfono???? Lo único que de casualidad he hablado de la doctora Pinto y les interesa la información de Nicolás, la voy a buscar…», dejando entrever la buena sintonía con el fiscal Stampa.

El apodo que utilizaba Marta Flor para referirse a Stampa era el de «Ironman», el hombre de hierro, en referencia al superhéroe de los cómics. El fiscal Miguel Serrano era «Batman».

A los encuentros mantenidos con fiscales seguidamente les acompañaban mensajes en el grupo del equipo jurídico en los que detallaban el contenido de las reuniones. Estos mensajes demuestran que los abogados de Iglesias se habrían coordinado con los representantes del Ministerio Fiscal para beneficiar a la formación morada en varios asuntos. Entre ellos, favorecer al ahora al ahora vicepresidente segundo del Gobierno a la hora de que el Tribunal Supremo aplazara la sentencia del caso Granadinas, sobre la cuenta en el paraíso fiscal de las Islas Granadinas en la que el líder de Podemos recibió 272.325 dólares de la narcodictadura de Nicolás Maduro un caso desvelado por OKDIARIO.

Montaje del caso Dina-Iglesias

Calvente, que fue expulsado de la formación tras investigar la financiación irregular del partido, ha ratificado este jueves ante el juez que su calvario comenzó en febrero de 2019 cuando se negó a colaborar en el montaje del caso Dina-Iglesias. Un extremo que también denunció a través de su cuenta de Twitter en la que señaló: «Advertí que se convertiría en el caso Iglesias».

En su declaración como testigo el ex coordinador jurídico ha explicado que Pablo Iglesias montó un «gabinete de crisis» –así lo denominó– para el montaje judicial en el que acusaban a unas supuestas cloacas del Estado de robar el teléfono móvil de Dina Bousselham. El vicepresidente capitaneó este equipo formado también por la ministra de Igualdad, Irene Montero, el diputado podemita, Rafael Mayoral, y el secretario de Comunicación, Juanma del Olmo. Éste último imputada en la causa abierta por el juez Juan José Escalonilla sobre la financiación irregular de Podemos.

Fuentes judiciales explican a OKDIARIO que Calvente ha manifestado que se centraron en el teléfono móvil de Dina porque una copia de su tarjeta apareció tras el registro en el domicilio del comisario Villarejo. Sin embargo, ocultaron el robo del terminal móvil de Ricardo Sa Ferreira –ex pareja de Dina– pese a que «contenía información más importante y comprometedora para el partido» como estrategias política o de campaña.

Coacciones

Calvente  ha roto hoy a llorar en su declaración ante el juez cuando ha denunciado que teme por su integridad y la de su familia ante las amenazas que está recibiendo de «la guerrilla de Podemos». El magistrado Manuel García-Castellón ha ordenado que estas sean investigadas y decidirá si le pone protección policial tras interesarse por su situación en la última pregunta que el juez que investiga el caso Dina-Iglesias le ha formulado en la comparecencia.

By Moquete

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *