Hamilton gana hasta con tres ruedas

Lewis Hamilton está tan de dulce que es capaz de ganar una carrera incluso con un reventón. La tercera victoria consecutiva del británico tenía las hechuras de otro agradable paseo por el parque hasta dos vueltas antes de la bandera de cuadros en el circuito de Silverstone. Y de repente, aquello que parecía una película romántica y casi empalagosa se convirtió en un thriller de acción de esos que provocan más de un infarto. El primero a Valtteri Bottas, que circulaba con el piloto automático cómodamente colocado el segundo cuando la goma delantera izquierda de su Mercedes se despedazó. Y un giro después, el último, fue Hamilton quien sufrió exactamente ese mismo problema. La suerte se puso de la mano del actual campeón, que fue capaz de administrar el margen que tenía sobre Max Verstappen y cruzar la meta el primero, con el coche ladeado y soltando chispas por todas partes. El podio lo completó Charles Leclerc, mientras que Carlos Sainz sufrió el mismo destino que los dos Mercedes, también en los estertores de la prueba y cuando circulaba con el quinto puesto asegurado. El madrileño terminó 13º.

Seguir leyendo

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *